jueves, 10 de septiembre de 2009

ETAPA 3: BODENAYA-CAMPIELLO

Esta noche si que estuvo bien para descansar. Del camino primitivo, uno de los mejores albergues y de los mejores que nos trataron. Nos hicieron la cena, ensalada de primero, pasta de segundo, sidra y agua para compañar; Cafe con leche por la mañana, pan y mermelada... solo les faltó tostar el pan, pero muy bien. Y lo que me gustó mucho fue que nos hayan dicho, por la noche, que ninguno pusiera el movil ni el despertador por la mañana, nos poniamos de acuerdo en despertarnos todos al mismo tiempo, y ellos mismos venian a despertarnos. Y por la mañana nos despertó el ave maria... a mi me gustó mucho la verdad, de donde dormia yo lo escuchaba suavecito... pero el colega Antonio, tenia un altavoz justo encima de su cabeza, esto acompañado que no es muy religioso que digamos... no le hizo mucha gracia la verdad. Si nos hizo gracia a nosotros cuando se acordaba durante la etapa, y nos contaba como refunfuñaba por la mañana a ir escuchando cada vez mas alto la cancion religiosa...








El infranqueable ANTONIO PELAEZ.
Aqui estuvimos a punto de perder a Gemma, fue asi como un flechazo a primera vista.
Antonio Pelaez, seductor si los hay, le robó 4 besos en sendos cachetes como pocos hombres lo habran conseguido en la vida de esta valenciana.
Yo, iba primero en la fila de caminantes y cuando me acerqué a el (en ese momento estaba pastando sus vacas), a preguntarle cuanto faltaba para el proximo objetivo, respondió muy amablemente mis dudas, siguió aconsejandome del camino hasta que se aproximó Gemma, y ahi fue cuando se acabaron los sabios consejos y comenzaon las miradas profundas. Gemma no lo terminó de reconocer nunca, pero por momentos se planteó abandonar el camino y vivir una historia de amor de verano con el Seductor de Campiello. La verdad solo la sabe ella... y Antonio Pelaez.







1 comentario:

Gema dijo...

Vaya nano!!!, es verdad tengo que confesarlo..., me estoy replanteando volver a su lado...!!! jajaja, muy bueno
Gemma